miércoles, 17 de septiembre de 2014

La era de la información

Hermoso e interesante corto animado sobre los excesos de información que consumimos y la importancia de los narradores.

Como está en inglés acá va la traducción de algunos conceptos, aunque recomendamos primero verlo porque la animacion lo vale:


"Vivimos en un mundo inundado de información pero a su vez estamos frente a una escasez cada vez mayor de la sabiduría. Y lo que es peor, confundimos los conceptos. Creemos que tener acceso a más información produce más conocimiento, lo que resulta en más sabiduría. Pero, en todo caso, es lo contrario porque cada vez recibimos más información sin el contexto adecuado y esa interpretación enturbia nuestra comprensión del mundo en lugar de enriquecerlo.
Este aluvión de información - que nos es de tan fácil acceso - ha creado un ambiente donde uno de los peores pecados sociales es parecer desinformado. En nuestra cultura actual es realmente incómodo no tener una opinión sobre algo, y con el fin de parecer informados vamos tomando fragmentos de informaciones que nos terminan formando una opinión apresurada, basada en impresiones superficiales en vez de abrirnos a una verdadera comprensión.
Emerson definió al 'conocimiento' como el 'saber que no podemos saber'.
Para comprender la importancia de esto, primero tenemos que definir estos conceptos como una escalera de entendimiento.
En la base se encuentra una pieza de información que simplemente nos cuenta un hecho puntual sobre el mundo. Por encima de eso es el conocimiento - la comprensión de cómo los diferentes fragmentos de información encajan entre sí para revelar alguna verdad sobre el mundo. El conocimiento depende de un acto de correlación e interpretación. En la parte superior está la sabiduría, que tiene un componente moral - es el discernimiento para saber que vale la pena recordar, saber qué es importante para entender no sólo cómo funciona el mundo sino también la forma en que debería funcionar, es la información como herramienta para accionar. Y eso requiere un marco moral de lo que debe y no debe importar, así como un ideal del mundo en su más alto potencial.
Por eso el rol del narrador es tan valioso hoy y reconocer cada narrador es urgente.
Un gran contador de historias - ya sea un periodista o editor o director de cine o curador - ayuda a las personas a averiguar no sólo lo que importa en el mundo sino también por qué es importante. Un gran contador de historias baila encima de la escala de la comprensión, de la información al conocimiento a la sabiduría. A través del símbolo, la metáforay de la asociación, el narrador nos ayuda a interpretar la información, integrarla con el conocimiento existente y transmutarla en sabiduría.
Susan Sontag dijo una vez que "la lectura establece estándares." El que cuenta historias no sólo establece normas, sino que en su mejor versión nos hace querer vivir de acuerdo con ellas, para trascenderlas.
Una gran historia no se trata de proporcionar información - aunque ciertamente puede informar - una gran historia invita a una expansión de la comprensión, una auto-trascendencia. Es como plantar la semilla de la trascendencia y que sea imposible hacer otra cosa que crecer a partir de esa nueva comprensión; ya sea del mundo, de nuestro lugar en él, de nosotros mismos, de algún aspecto sutil o monumental de la existencia.
En momentos en que la información se vuelve tan accesible se puede decir que a más barata información es más caro el costo de la sabiduría, desde esa brecha es donde el valor del narrador actual.
Veámoslo de esta manera:
Información es tener una biblioteca de libros sobre la construcción naval. Para la construcción de un barco necesitamos el conocimiento de cómo hacerlo. El acceso a la información - a los libros - es un requisito previo para el conocimiento pero no es una garantía de la misma.
Una vez que usted ha construido su nave, la sabiduría es lo que le permite navegar sin hundirse, para protegerlo de la tormenta que se arrastra para arriba desde el horizonte en la oscuridad de la noche, para señalar que sólo el viento le da vida a su velas.
La sabiduría reconoce la moraleja y es la que lo ayudará a saber la diferencia entre la dirección correcta y la dirección equivocada a la hora de tomar decisiones sobre su embarcación.
Un gran contador de historias es el capitán amable que navega su barco con gran sabiduría y coraje sin límites; quien apunta su nariz en la dirección de los horizontes y mundos escogidos con el idealismo y la integridad inquebrantable; es quien nos lleva un poco más cerca de la respuesta a la gran pregunta: ¿Por qué estamos aquí?"

No hay comentarios:

Publicar un comentario