sábado, 20 de agosto de 2011

Mejillas rojas, de Heinz Janisch & Aljoscha Blauc (ilustraciones)

Antes de abrirlo, Mejillas rojas ya enamora. Su presentación, entre texturas e ilustraciones, a simple y a profunda vista, lo dejan a uno entregado a la obra. Los textos no se quedan atrás, tal vez porque la historia narra la relación de un nieto con su abuelo, colmada de anécdotas; y todos sabemos la magia que ese vínculo genera en uno para toda la vida, aun cuando nuestros abuelos ya no estén con nosotros.

“De niño, mi abuelo tuvo una vida muy agitada. Por lo menos, él así lo cuenta. Y si mi abuelo lo dice, es porque es así”, comienza escribiendo Janisch, acompañado por la imagen del niño que mira amorosa y admiradamente al mayor. Los recuerdos que comparten son magníficos, y los dibujos no pueden expresar de mejor manera dicha inmensidad e inmensa dicha… incluso luego de la despedida entre ambos, por esa naturaleza que trasciende los años, la ternura con la que se sigue narrando revaloriza cada momento compartido como huella luminosa que no se apaga mas allá de lo que nos diga la misma vida.

Mejillas rojas es un libro que abraza las nostalgias y las transforma en aprendizaje, en risa, en fotografías en movimiento, y nos representa a todos sin edad reconociéndonos ante todo como nietos.

Janisch,Heinz y Blau, Aljoscha (il.) Mejillas rojas. Salamanca: Lóguez Ediciones, 2006. 32 p. (Colección Rosa y Manzana).
Disponible en la librería Los Libros del Vendaval






No hay comentarios:

Publicar un comentario